SHOPPING CART

No Products in the Cart

TOTAL:
€0,00

El secreto del teletrabajo: una buena organización en casa

por Alberto Serrano Rodriguez en July 27, 2020

La crisis del Coronavirus está obligando a muchas empresas a seguir planes de teletrabajo. En muchos casos el plan de trabajo en remoto se basa en llevarse el ordenador portátil a casa, y seguir. Pero… ¿es tan fácil como eso? ¿Que la tecnología permita trabajar en remoto nos hace capaces de continuar trabajando desde casa? 

En Lenncker contamos los 5 básicos para trabajar en casa:

  • Tomarse el té o café y salir al balcón a tomar el aire, al sol tranquilamente. No más tiempo del que me llevaría hacerlo si fuera hacia la oficina. Esto también es importante practicarlo haga frío o llueva. Creo que es muy necesario el contacto con el exterior. Y, en mi caso, porque siempre he tenido la costumbre de hacerlo en la calle o en una terraza.
  • Ir cómodamente vestido. Al empezar con el teletrabajo pensé si estar todo el día en pijama o ducharme y vestirme como si fuera a la oficina. Ni una cosa ni la otra me funciona a día de hoy. Me visto cómodamente -aunque vaya a estar sentado la mayor parte del tiempo-, con ropa ligera, no de cama. Y vestirme como si fuera a salir tampoco, porque no me aporta ninguna sensación extra.
  • Hay que tener buen aspecto: tener la barba a punto, pelo arreglado, sin legañas… Aunque estemos en casa, nos vamos a ver con varias personas a lo largo del día. No solo con compañeros de trabajo, sino con algunos de tus clientes. ¡Y a veces de forma inesperada! Depende de con quién vaya a hablar pienso en ponerme una camisa o una camiseta, depende.
  • Tener más o menos un sitio estático de trabajo. Esto me permitió asociar fácilmente mi pequeño rincón en casa con el trabajo. Además, de esta manera te puedes adecuar tu escenario, el fondo que van a ver los demás. Aquí hay que pensar en lo que quieres mostrar de ti, lo que quieres que se vea cuando estés en una videollamada.
  • Programa un horario. Al principio pensé que por estar en casa tendría más distracciones (que si la nevera, el sofá, la lavadora…) y que no emplearía tanto tiempo trabajando. Justo por esa presión, recuerdo haber estado muchos días seguidos comiendo a las cinco de la tarde. Hay más distracciones, sí. Pero el tiempo cunde más, por lo que es importante seguir con un horario, marcado, respetando las pausas.

Para poder trabajar cómodamente en casa y ser productivo, es importante intentar recrear un entorno como el que tendrías en una oficina. Contrariamente y sobre lo que mucha gente bromea, trabajar en casa no es estar en el sofá en pijama con el ordenador encendido mientras miras la televisión. Y aunque el sofá es muy cómodo para descansar, para trabajar necesitamos nuestro propio espacio.

También es cierto que no todas las casas son igual de grandes o no todo el mundo tiene una mesa grande donde colocarse para trabajar, pero hay algunas pautas que pueden ayudar a que el teletrabajo sea más cómodo y llevadero:

  • Una buena iluminación. Colócate en una habitación que tenga luz natural, dejando la ventana a tu izquierda, si eres diestro o a la derecha, si eres zurdo. De este modo no forzarás la vista.
  • Zona de trabajo. Para evitar la sensación de que siempre estamos trabajando, es importante separar lo que es la zona de trabajo de lo que son las zonas de ocio o para comer. 
  • Localización. Evita las zonas de paso o habitaciones compartidas para poder trabajar sin ser distraído.
  • Silla. No cojas cualquier silla que tengas por casa, seguramente pasarás muchas horas sentado. Busca una silla en la que estés cómodo y la espalda quede relajada. Te evitará muchos dolores.
  • Organización. Intenta mantener tu espacio de trabajo limpio, deja los elementos que utilices para trabajar a mano y, los elementos que no lo sean, colócalos en otro sitio para evitar distracciones. Una mesa desordenada puede afectar a tu productividad.
  • Personalización. Pon algún elemento importante para ti que le dará un toque personal a tu espacio de trabajo, ya que te ayudarán a llevar mejor la jornada laboral. Por ejemplo, una foto de tus hijos. 
  • Hábitos. No solo el espacio de trabajo es importante, la manera de actuar también afecta mucho. Haz como si fueses a trabajar a una oficina, cámbiate, habla con tu pareja o familiar antes de trabajar, y sobretodo, prepárate un buen café para empezar la jornada.

¿Añadirías algún truco más? No dudes en escribirnos para contárnoslo.

    VOLVER ARRIBA
    Promo box

    Alguien compró

    Product name

    info info