SHOPPING CART

No Products in the Cart

TOTAL:
€0,00

Cómo elegir el mejor sillón para ti

por Alberto Serrano Rodriguez en July 27, 2020
¿Necesitas un diseño que te ayude a completar ese rincón acogedor?, ¿o un lugar donde descansar cuando tu sofá está ocupado? El sillón es la respuesta. Y queremos ayudarte a elegir el que mejor se adapta a tus necesidades. Antes de nada, identifica tu estilo. Esa nueva pieza tiene que encajar a la perfección con el resto de tu hogar. Ya seas un apasionado del estilo vintage o un seguidor empedernido del industrial, nos aseguramos de que estés sentado en el trono que te corresponde.. Retro ¿Quieres conseguir un ambiente retro? Estás en el lugar adecuado. Estos sillones han sido confeccionados para hogares inspirados en el estilo de mediados de siglo. Elige un diseño sofisticado como Roco, siéntate, escucha un vinilo y déjate transportar al verano del 69. ¿No eres un gran fan del terciopelo? Decántate entonces por diferentes telas en tonos terrosos como el amarillo o el naranja; aportarán un chute de energía. Las patas de madera cónicas completan el look. Ver estilo retro Nórdico El estilo nórdico es relajante, armonioso, cálido y acogedor, y son todas las características que cumple Kolton. Este diseño reclinado es la mejor opción para echarte una siesta después de un largo día de trabajo. Si quieres un sillón donde leer tu libro favorito en todo confort, prueba Oslo o Belle. Destacan los colores mates y apagados (rosas, azules y grises), pero un vibrante toque amarillo también sienta a la perfección. Los tejidos son suaves: piensa en terciopelo, algodón e incluso en piel sintética de oveja. Puro confort. Ver estilo nórdico Moderno Cuando hablamos del estilo moderno, pensamos en el diseño de alta gama, de inspiración europea. Si tu salón está compuesto por una lujosa decoración lineal, estos diseños te harán sentir como en casa. Mitski es un sillón contemporáneo y elegante, con un sólido marco y delgadas patas de metal. ¿Los colores? Apuesta por algo simple y tonal, como la combinación azul y gris. O elige un estampado sutil como Knox para crear un punto focal. Ver estilo moderno Industrial ¿El estilo industrial es con el que mejor te identificas? Estos sillones combinan elegancia y sobriedad, contrastando formas redondeadas con marcos metálicos angulares. El cuero es el material de tendencia, como puedes apreciar en los elegantes modelos Stanley y Gabe. ¿Buscas algo un poco más relajado? Un estilo gris suave también funcionará. ¿Y en cuanto al estampado? No tengas miedo de atreverte con piezas como Moby y Frame, las cuales combinan perfectamente con los tonos más oscuros de un interior industrial. Ver estilo industrial Clásico ¿Tienes un espacio de inspiración vintage? El estilo clásico es para ti. Todo está basado en los detalles tradicionales: el respaldo abotonado y las patas de madera tallada son sus elementos más característicos. Te encantarán las limpias líneas y las suaves siluetas de Osmond y Esther. Casi todo gira alrededor del terciopelo. La paleta es una rica mezcla entre el azul marino, el rosa pastel y el verde. Una combinación infalible

1. ¿HAS CALCULADO EL ESPACIO QUE TIENES?

Por mucho que te gusten los sofás grandes, si tienes solo 2 metros tendrás que perseguir otro sueño. O buscar una nueva ubicación. Para saber si cabe, mide el sofá y calcula espacio para pasar.

Un sofá de dos plazas mide unos 180 cm de ancho y uno de tres plazas unos 230 cm. Los de cuatro plazas solo se recomiendan para salones a partir de 40 m2. Y, cuidado, las tiendas suelen ser amplias y con techo altos y la percepción del tamaño del sofá puede ser distinta a la que tengas cuando lo pongas en casa.

2. ¿CUÁNTOS SOIS EN CASA?

Si sois cinco, necesitas sofá para cinco. Lo ideal es que quepáis todos a la vez en el salón. Y si no cabe... Quizás debas quitar la mesa auxiliar o la de centro para poner un sofá más grande o añadir una butaca. Si aun así no cabe, igual tienes que replantear la distribución de los muebles de tu salón para hacerlo crecer.

3. ¿CÓMO ESTÁ DECORADO TU SALÓN?

A cada salón, su sofá. Si tu salón es clásico, opta por un modelo de líneas redondeadas, con respaldos altos y reposabrazos amplios, patas de madera y hasta con ruedas. Si tienes un salón de estilo moderno, busca un sofá de líneas rectas y respaldos bajos. Fíjate en los detalles como un remate de tachuelas o un acabado en capitoné. Le dan personalidad al sofá y nunca fallan. 

4. ¿DUDAS CON EL COLOR? ¿LISO O ESTAMPADO?

Cuanto más neutro sea el sofá, mejor te encajará con la decoración y, a la larga, menos te cansarás de él. Además, una base neutra (blanca, beige o gris) es más fácil de actualizar con cojinesplaids... Si eliges un sofá grande, cuanto más claro sea mejor, o corres el riesgo de que oscurezca mucho el conjunto del salón. Piensa que siempre puedes contrastar con una butaca o un puf. Un buen truco para que el tono del sofá encaje con el resto de telas del salón (las cortinas, las sillas...) es llevarte unas muestras a la tienda. Así no habrá duda de que sus colores quedan bien. ¿Y un estampado? Siempre mejor que sea discreto. Las rayas verticales estilizan y los cuadros pequeños agrandan el sofá. Los motivos grandes déjalos para una butaca o para los cojines.

5. ¿CUÁL ES TU PRESUPUESTO MÁXIMO?

Márcate un tope y no te lo saltes. Lo mejor es que, a la hora de ir a buscar tu sofá, el precio sea uno de los primeros factores de selección. El abanico de precios de los sofás es muy amplio. Como norma general, cuanto mayor es su calidad, más alto es su precio, aunque también influye la marca, el diseñador... Muchas tiendas te permiten pagar el sofá a plazos sin coste adicional.

6. ¿PARA QUÉ UTILIZAS EL SOFÁ?

¿Usas el sofá para ver series, para leer o para hacer guerra de cojines? Hay diseños pensados para diferentes usos, tenlo en cuenta. Algunos se hacen cama, otros tienen respaldos reclinables, reposapiés abatibles e, incluso, tienen bandejas que se acoplan a su diseño para poder comer en el sofá. ¿Cuánto dura un sofá? Depende de su calidad y del trote que le des. Uno bueno te durará, como mucho, unos 15 años.

7. ¿QUIERES UN SOFÁ RESISTENTE?

Fíjate en sus patas. En general, los modelos con patas que se destornillan son menos resistentes. Si el sofá pesa poco (y puedes levantarlo unos cm por un lado con facilidad), es que su estructura es muy ligera y, por tanto, demasiado frágil. Un buen armarzón. Los más caros y resistentes son los de acero y los de madera maciza.

8. ¿CÓMO SABER SI ES ERGONÓMICO?

Sofás blancos con cojines en marrón y verde y mesa de centro de madera

Un sofá puede parecer cómodo, pero solo es ergonómico si, una vez sentado, se acomoda perfectamente a tu cuerpo. Fíjate que las lumbares queden recogidas y que la cadera forme un ángulo recto con las rodillas (que no quede por debajo de ellas). También que los reposabrazos estén a la altura del codo y el reposacabezas quede a la mitad de esta y la soporta bien.

9. ¿MÁS O MENOS MULLIDO?

Un buen sofá debe ser más blando en la zona lumbar que en el asiento y adaptarse a tu peso sin hundirse demasiado. Todo depende del relleno. ¿Qué elijo? La espuma es el más habitual y económico, pero para ser resistente debe ser de alta densidad. La pluma, más cara, proporciona un respaldo firme y suave y, además, es transpirable.

10. ¿Y QUÉ LE PIDES A LA TAPICERÍA?

Pues que sea resistente, fácil de mantener y, sobre todo, bonita. La más habitual es el algodón: es fresco y duradero, y lo encuentras en infinidad de colores. La alternativa son las fibras sintéticas, menos transpirables. Si dudas, déjate guiar por tu tacto.

Si prefieres una funda, lávala en frío para que no encoja y sigue las instrucciones del fabricante. ¡Ojo!, a veces las fundas solo pueden lavarse en la tintorería.

VOLVER ARRIBA
Promo box

Alguien compró

Product name

info info